(034) 635 31 96 88 (034) 900525801

Odayakaschool info@odayaka.es

Odayakaschool
zona de aguas en un spa

Las zonas de aguas de un spa y sus usos

En el spa cobran protagonismo las zonas de aguas, que son realmente las áreas de las que se benefician las personas que quieren relajarse y obtener bienestar en mente y cuerpo. Ahora bien, todo spa en occidente debe cumplir determinadas normas e instalaciones para sus usos y contener zonas de aguas específicas. En Odaya Spa School os damos información sobre las bases de las instalaciones obligatorias que encontramos en las zonas de aguas de los spa (no confundir con técnicas hidrotermales), así como sus particularidades y beneficios.
Tales instalaciones sirven para realizar un circuito o recorrido termal. Los circuitos de hidroterapia combinan diversos elementos con el fin de realizar un tratamiento completo. Permiten entrar y recorrer, por orden, cada una de las instalaciones de estas zonas que cuenta con agua en diferentes estados, desde líquido a sólido y gaseoso, además de estar a diferentes temperaturas. Según la Asociación Nacional de Balnearios (ANBAL), un circuito termal es un itinerario a través de diferentes técnicas e instalaciones del balneario, cuyo recorrido y duración es diseñado por el servicio médico del establecimiento y en los que se pueden combinar espacios húmedos y secos.

Instalaciones y servicios mínimos de un spa

La Asociación Española de Wellness Spa (Spatermal) establece unos estándares y servicios de equipamiento y calidad para dar a conocer los servicios mínimos imprescindibles en las instalaciones de un balneario urbano y spa.
• Piscina de hidromasaje
Vasca Idromassaggio all'apertoEstas piscinas, también llamadas de relajación, cuentan con camas, asientos, chorros a presión para dar relajación, entre otros elementos. Están a diferentes temperaturas y entre sus beneficios se encuentra la reducción de dolores musculares, activación de la circulación sanguínea, eliminación del estrés… Las piscinas de hidromasaje deben estar a una temperatura que oscila entre los 34º y 36º.
• Piscina de tonificación
Tales piscinas destacan por estar a baja temperatura, unos 10º aproximadamente, por lo que se combinan perfectamente con las piscinas de hidromasaje a altas temperaturas para aportar el contraste que necesita el cuerpo. En este caso, el baño de agua fría debe ser breve y rápido. Las ventajas de utilizar ambas piscinas dentro del circuito termal son muchas, tanto para la mente, al calmar los nervios, como para los vasos sanguíneos corporales.
• Terma romana
Es un baño a vapor que suele estar a uno 50ºC, con el 70% de humedad relativa, aproximadamente. Las termas permiten eliminar toxinas de la piel a través del sudor, con lo que la piel se renueva y el organismo desecha aquello que no necesita. Aporta hidratación y relajación, y es adecuada para personas de diferentes edades, si bien debe preguntarse al médico si una persona puede estar a tan alta temperatura. En el circuito termal, es imprescindible ir saliendo de la terma para entrar en la piscina o la ducha de agua fría, para volver a entrar.
• Pediluvio
Los pies son el alma mater de todo ser. Por lo que cuidarlos es algo básico que se hace en todo spa. En este caso, el pediluvio cuida los pies a través de un pasillo con agua fría y caliente que los masajea.
• Ducha escocesa
Según Anbal, esta ducha va alternando agua fría y caliente en un contraste óptimo para el cuerpo. Los chorros a presión van desde abajo hasta arriba para impregnar de agua a distinta temperatura cada parte del cuerpo.
• Ducha básica
En un spa puede haber una ducha escocesa, una de contrastes, con aceites esenciales… si bien todas no son obligatorias, pero la ducha básica sí, ya que puede ayudarnos al inicio o final del circuito. La ducha básica ofrece aquella liberación en los músculos que quedan tensos.
• Ducha con aceites esenciales
Essential aromatic oil spruce closeup on a woodenTambién es bitérmica, como la escocesa, por lo que el contraste de agua fría y caliente sigue siendo fundamental. Además, desprende aceites esenciales, normalmente naturales, que dejan la piel perfectamente hidratada. Esta ducha completa el circuito para limpiar la piel.
Jacuzzis de contrastes, camas o tumbonas térmicas, nebuliza huelo, jacuzzi al vino… son muchas más las instalaciones que un spa puede ofrecer, siempre a gusto de sus clientes o de la extensión y especialización que tenga, pero hay que dejar claro que no todo es obligatorio.
Los circuitos termales deben hacerse siguiendo un orden, con el contraste de agua caliente con fría, con los tratamientos indicados para aportar el bienestar y la relajación que los usuarios buscan en los spa. En algunos centros, los circuitos del spa suelen acabar con un masaje para acentuar el ritmo de todo el recorrido, aunque no es imprescindible, depende de los servicios de cada spa. En otro artículo, enseñaremos cómo realizar y crear un recorrido spa, por dónde empezar, seguir y acabar, y por qué debe hacerse de esa manera.

 

Author Info

Odayaka

No Comments

Comments are closed.