En este momento estás viendo La mejor forma de exfoliarse según el tipo de piel

La mejor forma de exfoliarse según el tipo de piel

La exfoliación es uno de los tratamientos imprescindibles para una piel sana. Si no se exfolia, la piel parecerá apagada, descamada, con brotes y áspera. Este paso del cuidado de la piel es fundamental si se desea que la piel esté suave, sin imperfecciones y resplandeciente.

Sin embargo, la exfoliación puede resultar muy confusa: ¿qué producto es conveniente utilizar para exfoliar la piel? ¿Con qué frecuencia se debe realizar? ¿En qué momento de tu rutina de cuidado de la piel debes exfoliarla y qué productos debes aplicar después? En este artículo te explicamos cómo exfoliarte según tu tipo de piel y te ayudamos a aclarar cualquier duda que tengas al respecto.

Debes tener en cuenta que esta información  es meramente orientativa, lo más conveniente es que te dejes asesorar por tu esteticien, seguro que no fallará a la hora de guiarte en tu rutina de cuidado y belleza.

Piel sensible

Incluso las personas con piel sensible pueden exfoliarse con regularidad, pero deben asegurarse de hacerlo con suavidad y sólo una o dos veces por semana. Dado que la piel sensible tiene tendencia a enrojecerse, irritarse y secarse con facilidad, se debe buscar un producto que contenga ácido láctico. El ácido láctico no sólo exfoliará suavemente la piel, sino que también le proporcionará la hidratación que necesita. Si tienes la piel sensible, no la frotes ni utilices un cepillo de limpieza, ya que estos dos métodos de exfoliación pueden ser demasiado agresivos para tu piel. Utiliza un producto indicado para este tipo de piel una vez a la semana para eliminar las células muertas sin irritarla, y si puede ser un producto 100% natural, te lo agradecerá. Es conveniente aplicar un suero o crema hidratante calmante después de la exfoliación.

Piel seca

La piel seca es una de las que más necesita ser exfoliada, ya que si no se realiza este tratamiento con regularidad, las capas de células muertas se asentarán en la parte superior de la piel, dificultando la penetración de otros productos para el cuidado de la piel, como son los productos hidratantes. Además, si no te exfolias a menudo, tu piel seca puede volverse escamosa y parecer apagada. Por estas razones, es importante encontrar el producto adecuado para tu piel y ser diligente a la hora de utilizarlo. Al igual que ocurre con la piel sensible, la piel seca no necesita exfoliantes fuertes ni productos agresivos para que su piel brille.

Con el exfoliante adecuado a este tipo de piel, debes repetir el tratamiento un par de veces a la semana para que este resulte eficaz

Piel Normal/mixta

La piel normal/mixta, suele  ser seca en algunas zonas y más grasa en otras. Este tipo de piel puede cambiar con las estaciones, volviéndose más seca en invierno y más grasa en verano. Aunque puedes ser más agresiva con la piel normal que con la piel sensible o seca, no debes excederte con los ácidos faciales fuertes ni abusar de los productos exfoliantes. Este tipo de piel puede soportar diferentes tipos de ácidos faciales, como el glicólico y el salicílico, o puedes utilizar un dispositivo para la piel para limpiar y exfoliar el rostro en profundidad.

Si notas que la zona T (frente, nariz y barbilla) es más grasa que el resto de la cara, puedes utilizar un producto fuerte en esas zonas o incluso exfoliarlas más a menudo. Es útil aplicar un sérum hidratante después de la exfoliación o incluso un sérum que trate un problema específico de la piel, como las manchas oscuras o las arrugas.

Piel grasa

 

Es muy importante exfoliar regularmente la piel grasa para tratar de evitar granos, puntos negros y poros obstruidos. Aunque los ácidos faciales como el ácido salicílico son un ingrediente excelente para el cuidado de la piel grasa, hay que asegurarse de no abusar de ellos. Incluso la piel grasa puede enrojecerse e irritarse si se utiliza demasiado producto exfoliante. La piel grasa puede exfoliarse con más frecuencia que cualquier otro tipo de piel. Además de buscar productos con ácido salicílico como, también puedes probar un producto con ingredientes como el carbón vegetal que se

Debes tener en cuenta que…

No utilizar los mismos productos para exfoliar cara y cuerpo. La piel del cuerpo no es tan sensible ni tan grasa como la del rostro, por lo que debe tratarse de forma diferente. El exfoliante corporal que tanto te gusta debe utilizarse por debajo del pecho y nunca por encima, la piel de los senos es altamente delicada.

 

Si utilizas un exfoliante facial, evita frotar con fuerza en la cara. Incluso las personas de piel grasa pueden dañarse la piel si son demasiado agresivas con la exfoliación. Algunas personas consideran que utilizar una toallita para exfoliarse es barato y eficaz, pero hay que asegurarse de no frotar con demasiada fuerza y de que la toallita se seque bien entre cada uso para evitar la proliferación de bacterias. No nos parece la mejor opción para  exfoliar la piel en casa, si que son muy socorridas si nos encontramos de viaje.

 

 

Deja una respuesta