(034) 635 31 96 88 (034) 900525801

Odayakaschool info@odayaka.es

Odayakaschool

Tratamientos en un spa: la termoterapia

Podemos definir la termoterapia como la terapia basada en la aplicación terapéutica del calor. Esta técnica ya era usada ampliamente en la antigüedad, utilizando las aguas termales, aplicando objetos calientes o por la simple exposición al sol (helioterapia).

Los romanos tenían los “caldarium” (salas de calor seco) que han ido evolucionando hasta lo que hoy conocemos como sauna finlandesa. Utilizaban también el calor húmedo en las denominadas “termas”, las cuales, una vez disuelto el imperio, continuó siendo utilizado por el pueblo turco, llegando a nuestros días con el nombre de “baño turco”.

Pero los caldariums y termas no eran la única forma de práctica de la termoterapia. Esta podía ser aplicada mediante la utilización de diferentes sustancias como aceites, leche, arena (cuando eran tratamientos generales). También se utilizaban aceites calientes o ceras cuando se trataba de forma parcial.

No fue hasta mediados del siglo XIX cuando se pasa a estudiar científicamente los efectos que produce la utilización de la termoterapia. Gracias a esos estudios, no solo se aplica en forma de baños, barros, vapor, aceites…sino que se utilizan ultrasonidos, radiaciones electromagnéticas (como los infrarojos) y/o corrientes de alta frecuencia.

¿Qué es la termorregulación?

Para realizar sus funciones vitales, el ser humano debe mantener constante su temperatura corporal a unos 37ºC. independientemente de las variaciones que se produzcan en la temperatura ambiental. A este proceso de regulación se le conoce como termorregulación. En este proceso, la piel interviene activamente, ya que se adapta a las variables y cambios repentinos en el ambiente.

Si el cuerpo humano se ve sometido a un incremento de la temperatura por acción del calor, este reacciona desencadenando diferentes mecanismos de termorregulación. Estos mecanismos son:

  • Aumento de la sudoración
  • Aumento de la perspiración insensible (Pequeña cantidad de perspiración que excretan continuamente las glándulas sudoríparas de la piel, la cual se evapora antes de poderse observar)
  • Dilatación de los vasos sanguíneos de la dermis. Debido a esto, hay un mayor aporte de sangre a la superficie corporal. Como consecuencia, se pierde calor a través de la piel.
  • Aumento de la frecuencia respiratoria para eliminar mayor cantidad de vapor de agua y calor en el aire expirado

Efectos fisiológicos del calor

La aplicación del calor, no solo activa los mecanismos de termorregulación, sino que produce diferentes efectos fisiológicos  locales y generales. Dichos efectos son la base de las aplicaciones terapéuticas de la termoterapia. Los efectos más destacables que produce la aplicación del calor son:

Generales:

  • Vasodilatación generalizada
  • Relajación muscular generalizada
  • aumento generalizado de la sudoración
  • efecto sedativo sobre el sistema nervioso
  • aumento de la temperatura corporal

Locales:

  • sobre el sistema nervioso: calma el dolor ya que actúa sobre las terminaciones nerviosas, produciendo un efecto antiálgico
  • a nivel cutáneo: se produce un eritema y sudoración
  • en la musculatura: produce relajación en las fibras musculares. La elevación de temperatura tiene efecto descontracturante y antiespasmódico.
  • Sobre el tejido adiposo: estimula el catabolismo (destrucción) de las grasas.
  • A nivel circulatorio:
  1. Aumento de la oxigenación y nutrición de los tejidos
  2. incremento de la capilarización
  3. Aumento de reabsorción de líquidos y sustancias de deshecho
  4. acentua el aporte de elementos de defensa en la zona, lo que otorga un efecto antiinflamatorio

Indicaciones de la termoterapia

Esta terapia, gracias a los efectos fisiológicos que produce, es recomendable su aplicación en:

  • Por el estímulo circulatorio:
  1. a) cuando existen trastornos circulatorios sin base orgánica
  2. b) favorece la absorción transcutánea de productos tópicos
  3. c) en el tratamiento de la celulitis
  • Por su efecto analgésico:
    1. mialgias, cervicalgias, neuralgias
    2. procesos dolorosos osteoarticulares
  • por su efecto antiinflamatorio:
  1. inflamaciones subagudas y crónicas
  2. procesos de periartritis, esguinces, artrosis…
  • por el efecto diurético y de sudoración:
  1. tratamientos generales de desintoxicación
  • por el estímulo de catabolismo de las grasas:
  1. celulitis
  2. obesidad generalizada
  3. adiposidad localizada…

contraindicaciones de la termoterapia:

Al igual que todas las terapias, no está exenta de contraindicaciones. En este caso concreto, tenemos las contraindicaciones en aplicación local y general.

Contraindicaciones en la aplicación local:

  • si existen procesos inflamatorios agudos
  • cuando existe un edema de naturaleza no inflamatoria
  • en personas con lesiones hemorrágicas, ya que la hiperemia que se produce podría aumentarlas
  • trastornos de sensibilidad al calor (estos trastornos pueden favorecer la aparición de quemaduras)
  • nos abstendremos cuando existan problemas circulatorios de base orgánica (arterioesclerosis), puesto que dificultan la producción de hiperemia…

contraindicaciones en la aplicación general:

  • embarazo
  • epilepsia
  • hipertensión arterial severa
  • niños muy pequeños ya que estos no tienen desarrollada la correcta termorregulación
  • las personas hipotensas deben abstenerse de este tratamiento, ya que puede producir lipotimia
  • trastornos como cardiopatías, nefropatías o trastornos circulatorios generales
  • las personas ancianas no deben utilizar la termoterapia, ya que suelen presentar déficits de sensibilidad al calor. Este deficit podría originar problemas cardíacos por descompensación…

debemos tener en cuenta que, al aumentar la producción de sudor, hay una eliminación de exceso de agua corporal, También disminuyen los residuos metabólicos. Esta sudoración tiene, entre otros beneficios, ablandar las células córneas, purificar la piel, eliminar residuos y toxinas, facilitar la penetración de sustancias activas…no obstante, debemos evitar estimular dicha sudoración, ya que, con la misma, también se pierden sales minerales y oligoelementos, muy necesarios para el organismo. Es necesario, por tanto, una correcta hidratación

Author Info

Odayaka

No Comments

Comments are closed.