(034) 635 31 96 88 (034) 900525801

Odayakaschool info@odayaka.es

Odayakaschool

Ofuro, el placer del baño japonés

No sabríamos como explicarlo, pero hay algo en Japón que atrae, que encandila, que hace sentir la gran diferencia de la cultura nipona. Pueden ser sus contrastes entre modernidad y tradición, sofisticación y simplicidad, seriedad y alegría…o será por sus maravillosos paisajes, sus templos, su deliciosa gastronomía, su carácter sonriente…

Algo que sorprende gratamente es el cutis tan juvenil que tienen tanto hombres como mujeres, resultando difícil para un occidental calcular la edad de cualquier persona.

Una parte importante de su filosofía de vida es la consideración de belleza más allá del aspecto externo, estando íntimamente ligada a la armonía, la paciencia, la alegría, el bien hacer…la cual, unida a su amor por la naturaleza y la búsqueda constante de la armonía con la misma, hacen que tengan el agua como elemento primordial en su cuidado, tanto exterior como interior.

En el baño se combina la fusión del yo con la naturaleza y la comunión con los otros; desde siempre, se le ha considerado un acto social, una actividad compartida; en el baño se charla, se ríe y se comparten los asuntos cotidianos. En Japón, existe la certeza de que el baño trae paz al cuerpo y sosiego a la mente.

Esta filosofía, unida a la abundancia de aguas calientes subterráneas con reconocidas propiedades curativas, hacen del baño parte indispensable de su vida y costumbres desde tiempos remotos.

Una de las costumbres arraigadas en el país nipón es tomar un baño (ofuro: お風呂) justo antes de irse a dormir, el cual es todo un ritual. Debemos tener en cuenta que los japoneses diferencian la higiene del relax; la ducha es para limpiarse y el baño para relajare. Asimismo, al ser utilizado el ofuro por toda la familia, es imprescindible que todos los miembros estén limpios antes de utilizarlo, para mantener el agua limpia hasta el último usuario. Si hay niños pequeños, es habitual utilizar el ofuro junto con los papas, de este modo, se pasa un agradable y divertido momento familiar.

Antes de nada, se procede a tomar una ducha sentado en un taburete de plástico, (fuera de la bañera, en un espacio habilitado especialmente para ello) donde uno se enjabona concienzudamente frotándose con unas pequeñas toallas. A la hora de aclararse, se llenan de agua unos cubiletes que se vacían sobre el cuerpo para eliminar cualquier resto de jabón o champú, una vez limpios, se pasa a tomar el baño propiamente dicho en una bañera característica, el cual está a una temperatura de 40-42ºC. Esta “bañera” es utilizada por todos los miembros de la familia durante un tiempo que oscila entre los 5 y los 15 minutos. Cada uno presta especial cuidado en cubrir dicha bañera con una tapa para mantener la alta temperatura del agua.

En el ofuro, a diferencia del onsen ((温泉), si se utilizan sales de baño, flores y aceites que ayudan a acentuar la sensación de bienestar

Cuando no se dispone en casa de un espacio para el ofuro, los japoneses acuden a los sento (銭湯) que son baños públicos muy económicos que utilizan agua corriente (como en España los spas) en el que se pueden encontrar diferentes instalaciones en cuanto a tamaño, temperatura, con aromaterapia, fitoterapia…siendo habitual en la decoración grandes murales de paisajes típicos japoneses para ayudar a los usuarios a desconectar durante el tiempo que permanecen en las instalaciones.

En los sento, una vez se entra, hombres y mujeres se separan, acuden a la zona de vestuarios y se desnudan completamente (está prohibido el uso de bañador), dejando sus pertenencias en las taquillas habilitadas para tal fin, y cogiendo exclusivamente una toalla que usarán para limpiarse, la cual colocan en su cabeza cuando están en la “piscina” (la toalla no puede estar dentro del agua en ningún momento).

En el sento, el proceso es el mismo que en el ofuro; hay dos zonas bien diferenciadas, la de las duchas con sus taburetes y cubiletes para el agua, y la de las ¨piscinas o bañeras¨ donde se entra exclusivamente para disfrutar de un momento de relax.

En los sento, la mayoría de las personas no van solo a bañarse, sino también a socializar, ya que se suele encontrar con los amigos y habituales de los baños; cierto es que esto se va perdiendo debido a que cada vez son más los hogares que disponen de ofuros

A los baños termales japoneses se les denomina Onsen y serían lo más similar a nuestros balnearios. Aparte de la relajación que proporcionan, no debemos olvidar los múltiples beneficios de sus aguas, ricas en sales minerales. Al ser este un país de gran actividad volcánica, son muchas las zonas de aguas termales naturales, las cuales suelen estar ubicadas en lugares de espléndidos paisajes, rodeadas de frondosos bosques y espectaculares montañas. Para los japoneses, poder acudir unos días a disfrutar de un onsen, es la expresión de la máxima felicidad. Las normas de uso son las mismas que para los sento, y aunque algunos son mixtos, lo más habitual es que la parte del baño esté separada para hombres y mujeres. Llama la atención que, generalmente, en los onsen no está permitida la entrada si tienes piercings y/o tatuajes.

Si en algún momento tienes la gran suerte de viajar a Japón, no puedes perderte la oportunidad de alojarte en un hotel tradicional con  onsen, te aseguro que será una experiencia única

Author Info

Odayaka

No Comments

Comments are closed.