(034) 635 31 96 88 (034) 900525801

Odayakaschool info@odayaka.es

Odayakaschool
Fibromialgia

Fibromialgia, mucho más que una enfermedad

¿Te imaginas estar enfermo y que haya gente que dude de lo que te está sucediendo? ¿Qué piensen que eres una persona a la que le gusta quejarse? ¿Incluso que exageras los síntomas? A todo ello se enfrentan aquellos que padecen fibromialgia. Vamos a conocer mejor esta enfermedad y qué puedes hacer si la padeces.

Qué es la fibromialgia

Aunque como decíamos al principio hay muchas personas que ponen en duda a los pacientes de fibromialgia es una enfermedad tan real que en año 1992 la OMS, la Organización Mundial de la Salud, reconoció su existencia.

Se calcula que, en España por ejemplo, alrededor de un millón de personas la sufre, siendo las mujeres sus principales víctimas, un 90%. Suele diagnosticarse entre los 40 y los 49 años, aunque los síntomas iniciales pueden darse entre los 20 y los 40 años. Tenemos que tener en cuenta que esta cifra pudiera quedarse corta ya que se cree que hay muchos pacientes que no cuentan todavía con un diagnóstico.

La principal característica de la fibromialgia es el dolor músculo esquelético generalizado y también una sensibilidad extrema hacia el dolor, principalmente en algunos puntos del cuerpo.

La fibromialgia no suele llegar sola, sino que trae de la mano otros problemas como pueden ser la depresión o la ansiedad, trastornos intestinales, dolores de cabeza o dificultades con el sueño.

Causas de la fibromialgia

No existe una causa concreta de la fibromialgia, pero diversas investigaciones que se han realizado al respecto nos dan pistas de cuál puede ser su origen y comprobamos que no es único.

A continuación, te mostramos algunos factores que pueden estar detrás de la enfermedad:

  • Alteraciones de sustancias como la serotonina, el ácido glutámico o el triptófano.
  • Desequilibrio de neurotransmisores encargados de regular el dolor o el ánimo.
  • Un origen genético.
  • Falta de riego en ciertas zonas del cerebro.
  • Depresión que pasa de ser síntoma a ser desencadenante.
  • Ciertas infecciones víricas.

Niveles de fibromialgia

Para diagnosticar la enfermedad se estudian 18 puntos dolorosos que se encuentran en la región occipital, la cervical baja, la de los músculos trapecio y supraespinoso, el segundo espacio intercostal, el codo, el glúteo, la cadera y la rodilla.

Existen diferentes niveles o grados de fibromialgia, dependiendo de los puntos afectados, son estos:

  • Grado I. Es cuando hay menos del 50% de los puntos afectados y no interfiere en la vida del paciente.
  • Grado II. Puntuación de entre un 50% y un 75%, el rendimiento del enfermo se ve comprometido de forma moderada.
  • Grado III. Están más de un 75% de los puntos de dolor afectado. Afecta en gran manera a la vida de quien sufre a este nivel y le impide llevar una vida activa a todos los niveles.

Síntomas de la fibromialgia

Vamos a ver ahora cuáles son los síntomas principales de la fibromialgia:

  • Dolor muscular. Puede ser constante y tiene algunas características que lo diferencia de otros. Se siente, aunque no haya una causa, es más intenso que el estímulo que lo provoca y dura más tiempo de lo que cabría esperar.
  • Este síntoma es típico de muchas enfermedades reumáticas y también de la fibromialgia. Puede venir acompañada de calambres, entumecimiento, temblores o hinchazón.
  • El cansancio y la fatiga no son proporcionales al esfuerzo realizado.
  • Ansiedad y depresión. Suelen ir unidas a la fibromialgia y como comentábamos en un punto anterior también podrían ser detonantes.
  • Problemas cognitivos. Problemas de expresión verbal o de memorización.
  • Trastornos digestivos. Como colon irritable o hernia de hiato.
  • Las dificultades para dormir son frecuentes, pero también puede haber un sueño excesivo para la actividad que se realiza, producto del cansancio o de la fatiga.

Tratamiento farmacológico de la fibromialgia

Como bien sabemos la fibromialgia no tiene cura y de momento no se cuenta con un tratamiento específico, por lo que se trata de intentar contrarrestar los síntomas.

Los distintos tratamientos tienen como principal objetivo mejorar la calidad de vida del paciente, paliar el dolor, conseguir un mejor descanso, luchar contra la fatiga y devolver el equilibrio emocional.

Estos son algunos de los tratamientos utilizados para la fibromialgia:

  • Analgésicos para reducir el dolor.
  • Antiinflamatorios, con moderación.
  • Relajantes musculares con cuidado de no caer en la dependencia.
  • Ansiolíticos para mejorar el estado emocional.

Tratamiento no farmacológico de la fibromialgia

  • Educación postural. Te ayudará a encontrar las posturas que provocan el dolor y aquellas que las calman.
  • La alimentación es vital para tener una buena salud y por supuesto también lo es para los pacientes con fibromialgia. Debes procurar llevar una dieta alcalina en la que abunden las frutas, las verduras, las legumbres o el pescado rico en omega 3. Por el contrario, es conveniente que evites las grasas, los azúcares o las carnes rojas.
  • El ejercicio físico moderado no solo ayuda a disminuir el umbral del dolor sino también a mejorar el estado anímico. Consulta con tu médico cuál es el más adecuado para ti.
  • Terapia cognitivo conductual. Se centra en lo importante que resulta la percepción que cada uno tiene de sí mismo y de su entorno y como incide en sus propias emociones y comportamientos. Da énfasis a estos cuatro puntos:
  • Técnicas de relajación: ayudan a paliar el dolor.
  • Técnicas sugestivas: sirven para controlar el dolor y la ansiedad.
  • Técnicas  congnitivas: son útiles para racionalizar la enfermedad
  • Técnicas emocionales: te enseñana a que no sea la fibromialgia la dueña de tu vida, sino que la lideres tú.

Quiropráctica y fibromialgia, un buen tándem

Otra técnica que resulta muy efectiva para tratar la enfermedad es mediante la quiropráctica que consigue favorecer la movilidad de los músculos y de la columna.

Una de las consecuencias de la fibromialgia es la rigidez y gracias al tratamiento quiropráctico se consigue dotar de la flexibilidad perdida a dicha zona.

Además, contribuye a disminuir el dolor ya que con el tiempo la tensión de los músculos provocará que se formen más nódulos musculares.

Con esta técnica se consigue reajustar la columna.

Fisioterapia, masajes y fibromialgia, otra alternativa

La fisioterapia está destinada a mejorar la calidad de vida del paciente y permitir que su vida sea lo más productiva posible.

Mediante un plan diseñado para cada enfermo se buscará aliviar el dolor, recuperar la energía y tener una actividad relativamente alta.

Si decides seguir un tratamiento de este tipo busca un fisioterapeuta que esté especializado en la enfermedad ya que es quien mejor podrá entender tu caso.

La fibromialgia es una enfermedad dura que debe ser tratada de manera multidisciplinar. Pero sobre todo afrontada con una buena actitud. Debes impedir que se convierta en el centro de tu vida, alejarte de quienes no te comprendan y acercarte a quienes te brinden su apoyo.

Con fibromialgia o sin ella, puedes ser una persona feliz.

Author Info

Odayaka